Buenos Aires, Lunes 29 de Mayo de 2017

Síganos

Secadores hechos con bombas

17-10-2013 | PeluHistoria

Secadores hechos con bombas

La curiosa historia de un hombre que cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial, con las mismas maquinarias y materiales con que antes fabricaba carcasas de bombas, comenzó a fabricar secadores de cabello.

Alexandre Godefoy, el peluquero que inventó el primer secador eléctrico

17-10-2013 | PeluHistoria

Alexandre Godefoy, el peluquero que inventó el primer secador eléctrico

Como no podía ser de otra manera, el inventor del primer secador de cabello fue un peluquero francés: Alexandre-Ferdinand Godefroy. Para ello, le bastó con invertir la entrada de aire de una aspiradora. Una idea tan sencilla como original, que, en 1890, revolucionó la historia de la peluquería.

Breve historia del secador de pelo

17-10-2013 | PeluHistoria

Breve historia del secador de pelo

Uno de los primeros dispositivos utilizados como secador de pelo fue la aspiradora. A comienzos del siglo, las aspiradoras tomaban el aire desde el frente y lo soplaban por detrás. Como venían con una manguera que podía conectarse en ambos lugares, muchas mujeres la conectaban y utilizaban el aire caliente de la aspiradora para secarse el cabello.

La primera permanente premiada en un campeonato

15-10-2013 | PeluHistoria

La primera permanente premiada en un campeonato

En 1935 se realizó en Londres un certamen de peinados con permanente, el Hairdressing Fashion Show. Allí, el primer premio fue para una permanente realizada con una ICall Machine de la época.

El secador de pelo manual, un invento entre la aspiradora y la licuadora

13-10-2013 | PeluHistoria

El secador de pelo manual, un invento entre la aspiradora y la licuadora

El moderno secador eléctrico para el cabello fue el fruto de dos invenciones que nada tenían que ver entre sí: la aspiradora y la licuadora. La idea de secar los cabellos por medio de una corriente de aire caliente se originó gracias a los primeros anuncios de la aspiradora doméstica. Pero cuando en 1920 se juntó con el motor compacto de la licuadora, nació el primer secador de mano.

PeluHistoria | 

Historia del cabello: Antigua Roma

Los antiguos conocían el uso de pelucas o cabelleras postizas, llamadas galeri y galericuli. También se adornaban con otra especie de peluca llamada corymbio, que imitaba el tocado de las vírgenes. Pero no solo las usaban para ocultar la falta de cabellos, sino también para cambiar su color natural o para disfrazarse. Se dice que el arte de teñir el pelo fue inventado por Medea.

0

Miercoles 04 de Setiembre de 2013

Los romanos adoptaron de los griegos el uso del cabello en el luto, ofreciendo sus cabelleras a los difuntos queridos. Así, por ejemplo, Dionisio de Halicarnaso cuenta que las vírgenes y matronas romanas que asistieron a los funerales de la hija de Virginio echaron sobre el lecho fúnebre de aquella virtuosa y desgraciada romana sus cabellos y las vendas de que se servian para atárselos.

Los que habian naufragado y perdido todos sus efectos ofrecían a los dioses del mar sus cabellos como la única ofrenda que podían todavía presentar.

En la Antologia, Lucilo, después de un naufragio, ofrece sus cabellos a los númenes del Océano, porque no le había quedado otra cosa de que poder hacer una ofrenda.

Por esta razon Petronio llamaba a la acción de cortarse los cabellos el último voto de aquellos que están próximos a naufragar o que han naufragado.

El mismo motivo, es decir el reconocimiento a los dioses, hacia cortar los cabellos a aquellos que habian salido de graves enfermedades o de un inminente peligro y. por esta razón, se dejaban crecer los cabellos hasta que fuesen bastante largos para ofrecerlos.

El uso de cortarse los cabellos y de ofrecerles a los dioses del mar, echándolos a las olas cuando estaban en una tempestad, dio motivo entre los navegantes a la superstición de que era mal agüero el cortarse las uñas y los cabellos en una nave a menos de hallarse en inminente peligro.

Entre los romanos, los acusados de grandes delitos y los que recurrían al pueblo contra algun opresor poderoso se dejaban crecer la barba y los cabellos en señal de dolor, que se cortaban el día en que eran absueltos o en que habian obtenido justicia.

Algunos también, además de llevar en tiempo de aflicción la barba y cabello largo, lo cubrían con ceniza o tierra, como los judíos y otros pueblos.

Esclavitud y cabello

Los filólogos no coinciden acerca del modo como llevaban los cabellos los esclavos. Algunos creyeron que se les cortaban todos los cabellos, fundados en aquel proverbio griego de Suidas: ¿Tú eres esclavo y tienes cabellera? Otros creen que también se afeitaba la cabeza a aquellos esclavos que pasaban a libertos, es decir, antes de darles el gorro de la libertad llamado pileus.

Esta última costumbre se fundaba en la religiosa ofrenda que hacían de sus cabellos a los dioses en reconocimiento de haber mejorado de suerte. Ovidio dice que las melenas de los esclavos servían para hacer las cabelleras postizas.

Los vencedores acostumbraban hacer rapar la cabeza a los prisioneros en señal de esclavitud y hubo algunos tan bárbaros como los escitas, que al invadir Palestina no sólo hicieron rapar el pelo, sino también arrancar la piel de la cabeza de muchos hebreos. Lo mismo que ejecutó tambien el cruel Antíoco contra dos de los Macabeos.

Pueblos y peinados

Las damas de Cartago se cortaron sus cabellos para hacer cuerdas que faltaban para mover las máquinas de guerra, y las matronas romanas hicieron el mismo sacrificio en honor de su patria y de su libertad en otro apuro semejante.

Los antiguos se servian de un hierro caliente llamado calamistrum para rizarse los cabellos.

Entre los griegos y romanos, solo seguían este uso las mujeres casadas y las muchachas. Pero entre los frigios y entre los otros pueblos, célebres por sus afeminadas costumbres, esta moda era comun a ambos sexos.

Los sicambrios y los germanos formaban un sólo nudo de su larga cabellera, el cual era, según testimonio de Tácito, su atributo característico. Este modo de anudar el cabello pasó a Proverbio, donde se lo llamó nodus rheni.

Los armenios, los sarracenos y algunos otros pueblos del Asia se ataban con varias vendas o cintas los cabellos alrededor de la cabeza a manera de una mitra.

Los partos y los persas llevaban largas cabelleras ondeantes, como se ve en algunas de sus medallas.

Los árabes, los abantidas y los misios, lo mismo que los curetos y los etolios, se cortaban el cabello por delante para que los enemigos no los tomasen por él en los combates.

Los galos llevaban una larga cabellera que lavaban muy a menudo con agua de cal.

Los atenienses que militaban en la caballería se dejaban crecer los cabellos y lo mismo hacían todos los lacedemonios, tanto los soldados como los ciudadanos.

Los romanos, como se deduce de sus monumentos, llevaban los cabellos cortos, los que dejaban crecer en tiempo de luto.

Los lacedemonios los llevaban largos y se los perfumaban con esencias al ir a dar una batalla.

Los medas y los asirios, y después de ellos los persas, los llevaban ensortijados en la parte de delante y tendidos por los dos lados sobre los hombros.

Los numidas los llevaban ensortijados de lo alto de la cabeza hasta abajo.

Las mujeres atenienses y los hombres afeminados de la misma ciudad rizaban y perfumaban sus cabellos y los cubrían con una especie de polvo amarillo. Lucio Vero, hermano del emperador Marco Aurelio, echaba sobre los suyos unos polvos de oro.

Las matronas romanas se servían de una especie de agujas para partir el cabello con raya al medio, con que se distinguían las mujeres casadas de las doncellas, que lo traían unido.

No sólo los antiguos rizaban el pelo con un hierro caliente, sino que también esparcían algunas veces sobre ellos polvos de oro y se los ataban con hilos o láminas del mismo metal.

Los atenienses ponían entre sus cabellos algunas cigarras de oro. En el bajo imperio, los hombres no se adornaban menos que las mujeres, pues al igual de estas se ataviaban con dijes de oro y piedras preciosas, que ponían sobre sus cabellos.

Los sabios y filósofos de Atenas y Roma reprendieron muy a menudo el uso de rizarse los cabellos y declamaron altamente contra los hombres que se desdoraban con este lujo afeminado. Tusidides mismo no quería que los jóvenes se rizasen los cabellos, ni que los llevasen alzados sobre la frente formando un nudo, como lo usaban las vírgenes o doncellas.

Cicerón, en su arenga pronunciada despues de su vuelta al Senado, señaló a Pison como un hombre entregado al vicio con las palabras cincinnatum ganeonem: libertino de los cabellos ensortijados.

Reprendió el mismo defecto al cónsul Gabino, llamándole saltator calamistratus, haciendo observar sobre su frente las señales del hierro caliente que había servido para formar los anillos de sus cabellos: frontem calamistri vestigiis notatamSuetonio, describiendo los vicios de Nerón, no omite tampoco el gran cuidado que ponía en componer sus cabellos.

Pelucas y postizos

Conocían también los antiguos el uso de las pelucas o cabelleras postizas, llamadas por los romanos galeri y galericuli. Se adornaban a veces con otra especie de peluca llamada corymbio, que imitaba el tocado de las vírgenes.

No solamente se servían de pelucas para ocultar la falta de cabellos, sino también para presentarse con cabellos de color diferente de ios naturales o para disfrazarse.

Calígula llevaba una peluca y una larga túnica para frecuentar los prostíbulos y la esposa de Claudio Mesalina ocultaba bajo una peluca rubia su negra cabellera cuando pasaba las noches en las casas de prostitución.

Las pelucas rubias eran muy apreciadas en Roma, y provenian de Germania y de los paises septentrionales de Europa.

Se dice que el arte de teñir el pelo fue inventado por Medea.

El cabello como símbolo

Los godos y otros pueblos septentrionales tuvieron en gran aprecio una buena cabellera y ponían mucho cuidado en conservarla. Entre las mujeres era una señal de virginidad, por lo que las doncellas llevaban la cabeza desnuda y el pelo ondeante, mientras las casadas llevaban la cabeza cubierta.

Los antiguos galos conservaban los cabellos como una señal distintiva de honor y de libertad, por cuya razón César mandó cortárselos luego de haberles subyugado.

Los esclavos traían la cabeza rapada.

Los eclesiásticos y aquellos que abandonaban el mundo se hacían cortar el cabello y ofrecían a Dios su cabellera para dar una prueba de su esclavitud espiritual y manifestar que renunciaban a todos los honores mundanos prometiendo una absoluta sujeción a Dios y a sus superiores.

En un principio las religiosas de Egipto y Siria se hacían cortar los cabellos por limpieza, mientras que en otras partes los conservaban.

En otro tiempo se juraba por la cabellera, lo mismo que ahora por el honor. Cortarla, entonces, podía ser considerado como desprecio e ignominia.

Los cómplices en una conjuración estaban condenados a cortarse mutuamente sus cabellos.



comentarios

Deje su comentario

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

¿Olvidó su usuario o contraseña? /// Si no es usuario, Regístrarse AQUÍ

COMENTARIOS DE LOS LECTORES (0)

Estilos

Hipster, la moda de la música independiente

Hipster, la moda de la música independiente

La cultura hipster es una subcultura asociada en mayor medida con la música independiente. Se caracteriza por una sensibilidad variada, alejada de las corrientes culturales predominantes y afín a estilos de vida alternativos. Deriva de la palabra "hip", proveniente del jazz de los años '40.

Salón Macomaco: la peluquería que no parece una peluquería

Salón Macomaco: la peluquería que no parece una peluquería

Muchas peluquerías ya no parecen peluquerías o al menos no se corresponden con la imagen tradicional que la mayoría tenemos en mente de la mayoría de ellas. Eso es precisamente lo que buscaban con el diseño del espacio del salón Grupo Macomaco, que quiere ser diferente a las demás y empieza por diferenciarse a través de su ambiente y de la decoración.

El cabello no se cae en otoño, se renueva

El cabello no se cae en otoño, se renueva

En otoño el cabello se cae de forma natural: en realidad, lo único que ocurre es que “se recambia” más que en otro momento. El cambio climático influye, y esa caída natural se está adelantando a los meses de agosto y septiembre.

Bolsa de Trabajo

EL QUE BUSCA, ENCUENTRA.

SalonPress.com ofrece a todos los profesionales, empresas e instituciones de la peluquería y la belleza la oportunidad de publicar gratis en su Bolsa de Trabajo / Oportunidades , que cuenta con 3 tipos de avisos: Trabajo Pedido (búsqueda de personal), Trabajo Ofrecido (profesionales que buscan trabajo) y Clasificados (compra/venta particular de equipamiento usado, fondos de comercio, alquiler, permutas, etc.).

Para publicar su aviso, complete, a continuación, el formulario online.

síganos en Facebook

Encuesta

Qué te parece el nuevo sitio de Salon/Press

PeluHistoria

ver más
Breve historia del secador de pelo
Breve historia del secador de pelo

Uno de los primeros dispositivos utilizados como secador de pelo fue la aspiradora. A comienzos del siglo, las aspiradoras tomaban el aire desde el frente y lo soplaban por detrás. Como venían con una manguera que podía conectarse en ambos lugares, muchas mujeres la conectaban y utilizaban el aire caliente de la aspiradora para secarse el cabello.

La permanente, un invento alemán
La permanente, un invento alemán

En 1906, el peluquero alemán Karl Nessler mostró al mundo una tecnología que cambiaría literalmente la forma del cabello durante el siglo siguiente. Después de años de experimentación, incluyendo dos intentos que casi incineran completamente el cabello de su esposa Katharina, Nessler perfeccionó finalmente un tratamiento químico con el que conseguía rulos permanentes en cabellos lacios.

Alexandre Godefoy, el peluquero que inventó el primer secador eléctrico
Alexandre Godefoy, el peluquero que inventó el primer secador eléctrico

Como no podía ser de otra manera, el inventor del primer secador de cabello fue un peluquero francés: Alexandre-Ferdinand Godefroy. Para ello, le bastó con invertir la entrada de aire de una aspiradora. Una idea tan sencilla como original, que, en 1890, revolucionó la historia de la peluquería.

La primera permanente premiada en un campeonato
La primera permanente premiada en un campeonato

En 1935 se realizó en Londres un certamen de peinados con permanente, el Hairdressing Fashion Show. Allí, el primer premio fue para una permanente realizada con una ICall Machine de la época.

Historia del cabello: Antigua Grecia
Historia del cabello: Antigua Grecia

Para los antiguos griegos también el cabello era una cuestión filosófica. Los jóvenes no se lo cortaban hasta la adolescencia. Las chicas,la víspera de su matrimonio. Y ofrecían sus primeros cabellos a algún dios. También solían cortárselo cuando moría un ser querido o admirado. Cortarse el pelo significaba, además, una muestra de dolor, una señal de luto y respeto.

Los egipcios y la permanente
Los egipcios y la permanente

Según la historia, fueron los antiguos egipcios el primer pueblo que aplicó una permanente en el cabello. Se trataba de un método muy rudimentario de rizado. Delgadas trenzas de cabellos se enrollaban en tronquitos rellenos de barro y fango y se secaban al sol.